Violencia & Agresividad - Krav Maga

El Krav Maga es un sistema de defensa personal creado en Israel a principios del siglo pasado. Además de buscar la simplicidad, esta disciplina se centra en la eficacia de sus técnicas, lo cual hace que todo esté permitido; y es este hecho diferencial, que no existan reglas, es lo que lo separa de ser considerado un deporte o arte marcial.

Por poner ejemplos, las patadas en los genitales, los golpes en la tráquea, o coger una piedra del suelo para enfrentarse a un oponente son conductas habituales a entrenar en una clase de defensa personal dentro del Krav Maga.

Lo cual nos puede llevar a pensar: ¿qué tipo de personas dedican su tiempo a practicar esta clase de salvajadas? ¿Son gente violenta con muchas ganas de pegar a sus prójimos? Bien, nada más alejado de la realidad; y vamos a intentar explicarlo en este artículo.

¿Es violenta la gente que practica la defensa personal en Barcelona?

Lo primero de todo, hay que hacer énfasis en lo de defensa. En una clase de Krav Maga encontraremos gente de diferente sexo, de cualquier edad y de orígenes bien diversos. Pero a todos les interesa saber cómo reaccionar ante una situación amenazante en la que podrían encontrase en su día a día. No se trata de buscar problemas, si no de saber afrontarlos cuando, inevitablemente y no por deseo propio, llegan.

Evitar el bloqueo o quedarse paralizado, poder defendernos y defender a las personas que nos importan, tener una actitud que nos aleje de ser presas fáciles, detectar peligros potenciales y evitarlos, son parte de las cualidades que se trabajan en IKMF, donde se imparte clases de defensa personal en Barcelona bajo las enseñanzas del Krav Maga.

De hecho, según los estudios realizados, la amígdala, un conjunto de nuestro cerebro relacionado con el procesamiento de reacciones emocionales y con el miedo, está íntimamente vinculada a la agresividad reactiva. A mayor miedo, mayor agresividad y violencia. Saber reaccionar de manera calmada y serena ante una amenaza es un pilar del entrenamiento de IKMF, y evita una agresividad desmedida por parte de los practicantes.

La proporcionalidad: un aspecto clave

Evidentemente, es importante poder neutralizar al sujeto o sujetos que nos quieren agredir. Pero no todas las amenazas son iguales.  

Aprender defensa personal en Barcelona a través del Krav Maga en IKMF dota a los practicantes de un abanico más amplio que el simple ataque indiscriminado: imaginemos que una persona mayor ha perdido la cabeza y nos ataca, ¿debemos aplicar las mismas técnicas que ante un delincuente armado? Por supuesto que no. Nuestros cursos de defensa personal en Barcelona darán herramientas para ser proporcional en cada una de las situaciones que nos encontremos.

Pensemos, por ejemplo, en la situación del último verano. Desmesurado o no, el clima de inseguridad en la Ciudad Condal ha impulsado a muchas personas a probar las clases de defensa personal en Barcelona. Pero contar con instructores experimentados, que conocen verdaderamente el tipo de respuesta que hay que dar a las diferentes situaciones, y una organización con reconocimiento mundial, nos ayudará afrontar el peligro real, más allá de sensacionalismos, y a modular nuestra respuesta ante situaciones amenazantes, que pueden ir desde una discusión de tráfico o con un vecino hasta repeler un ataque con armas.